Semana Santa en España: procesiones, olor a incienso y sonido de tambores y trompetas

La Semana Santa es la fiesta más importante y espectacular de España. Se celebra en primavera (marzo/abril) en todo el país, aunque en algunas ciudades o regiones tiene más importancia que en otras. La forma de cómo se celebra en España es bastante especial: no tiene nada que ver con los conejos o huevos de Pascua. Confirmo que es una experiencia inolvidable y sorprendente: no por nada es una tradición de interés turístico internacional.

Torrijas caseras: saborea un dulce típico de la Semana Santa sin viajar a España

Lo más característico de la Semana Santa en España son las procesiones. Una procesión es un desfile de carácter religioso por las calles de una ciudad o pueblo. Las procesiones son organizadas por grupos religiosos llamados hermandades o cofradías. En Granada, por ejemplo, cada uno de estos grupos está relacionado con una iglesia concreta.

En las procesiones participan muchas personas. Primeros van los nazarenos: son miembros de una hermandad/cofradía que van vestidos con túnicas y gorras puntiagudas y se cubren la cara para pedir perdón. Los nazarenos pueden llevar en la mano también un cirio (vela larga), una cruz u otros objetos que representan a su cofradía.

La parte central de la procesión es el paso. Es una estructura en forma de mesa con estatuas de carácter religioso encima. Las estatuas representan escenas de la pasión (dolor, sufrimiento) y muerte de Jesucristo. Las personas que mueven este “altar” en la procesión se llaman costaleros y no se trata sólo de hombres, también participan las mujeres. Llevan en sus hombros un enorme peso, porque el paso pesa mucho: un paso de Virgen (María), unos 1500 kg, el de Cristo, unos 2000 kg. A veces, los costaleros van descalzos, sin zapatos.

Llevar el paso en los hombros es una tarea muy difícil: los costaleros debajo de la decoración no ven nada, no saben bien dónde exactamente se encuentran en la calle. Por eso los dirige una persona llamada capataz (“jefe”): les dice cómo y cuándo se pueden mover.

En una procesión tampoco faltan músicos con tambores y trompetas y mujeres vestidas de negro: están de luto por la muerte de Jesús. En Andalucía, también se escuchan las saetas: canciones religiosas cantadas desde los balcones.

En la Semana Santa, las calles se llenan de gente. En una ciudad puede haber varias procesiones al día, así que si quieres evitarlas (no quieres verlas), eso se puede convertir en un verdadero problema. A mí, al principio, me encantaron, luego me gustaron y al final, al darme cuenta de que no tenía escapatatoria y de que me “perseguían” por todas partes (no escapas de la música ni del olor a incienso que llena toda la ciudad), me empezaron a asustar un poco.

Además, en el sur, fui testigo de varias discusiones entre los creyentes, fans de diferentes cofradías: el motivo de la discusión eran… los pasos. ¿Cuál de ellos es más bonito? Primero pensé que era una broma, pero no, iba totalmente en serio. Un día me quedé en casa, encendí la tele y en todos los programas disponibles en español ponían… sí, las procesiones de diferentes partes de España.

Como tenía bastantes días libres y hacía buen tiempo, no se me ocurrió nada mejor que visitar Sevilla: quería ver la Giralda, la famosa catedral y la Torre del Oro. Nada más llegar me di cuenta de mi “error”, pero ya era tarde.

Entré en la oficina de turismo donde lo primero que me dijeron fue que todas las sillas ya estaban alquiladas. ¿No sabes de qué sillas te hablo? Yo tampoco me enteraba. Te explico: puedes ver las procesiones sentado/a en una de las sillas que están repartidas en las calles por donde pasan las procesiones. En Sevilla, la opción más barata sale a 88 euros.

Al explicarle a la señora que solo quería un plano de la ciudad, me miró con una cara de “esta niña estará loca: ¿en serio visita Sevilla en estas fechas para ver monumentos?” Pues, sí. Me costó mucho esfuerzo atravesar la ciudad cortada por las procesiones para verlos, pero al final, sí lo conseguí. 🙂

En fin, si te interesa la cultura española, ver las procesiones en persona es algo que no te puedes perder. En Granada, asistí a una que hicieron de noche: todas las luces estaban apagadas, la calle estaba iluminada solo por los cirios (velas) que portaban los nazarenos. Música fúnebre, olor a incienso… ¡Qué miedo!

Para entender mejor cómo son las procesiones, te recomiendo ver el siguiente vídeo.

Si quieres ver más vídeos, escribe en el buscador de YouTube “procesiones semana santa” y nombre de una ciudad/pueblo. Yo te recomiendo Sevilla, Granada, Málaga, Cuenca, Zamora, Valladolid, Ferrol o Tarragona.

Anota que has leído este artículo en tu diario personal.♥ Es una actividad fácil, no te va a robar mucho tiempo, pero su efecto sobre tu español (y tu estado de ánimo) será increíble. ¿O prefieres mejorar tu español usando las redes sociales? No olvides que todo empieza con un buen plan (y calendario).

Glosario:
(los significados explicados abajo derivan del contexto del artículo)

• no tener nada que ver con = no estar relacionado
una cruz u otros objetos… = la conjunción O cambia delante de las palabras que empiezan por el sonido vocálico /o/ (o-, ho- en la escritura) en U
• darse cuenta de = enterarse de
• no tener escapatatoria = no poder huir, escapar
• no se me ocurrió nada mejor = me vino a la mente una idea “loca”
• nada más llegar = al llegar, en el momento de la llegada
• salir a = aquí sinónimo de costar
• me miró con una cara = pensó
• me costó mucho esfuerzo = fue difícil para mí
• (la) música fúnebre = de funeral, entierro

verbos: celebrar, tener, ser, confirmar, atraer, participar, ir, cubrirse, poder, llevar, representar, mover, llamarse, tratarse, pesar, ver, saber, encontrarse, dirigir, decir, faltar, escuchar, llenarse, haber (hay), querer, evitar, convertir, encantar, gustar, darse, perseguir, escapar, empezar, asustar, quedarse, encender, poner, hacer, ocurrirse, visitar, llegar, decir, entrar, hablar, enterarse, explicar, pasar, salir, mirar, atravesar, conseguir, interesar, perder, asistir